Plantas medicinales para una Slow Life: El Tomillo

07/02/2017
  • Esta semana en el blog, Khristina de La Vida Uve nos cuenta los beneficios del tomillo y porque deberíamos incluirlo en nuestra dieta diaria. En definitiva, trucos para una Slow Life.

    Como os he comentado en otras ocasiones, tener una vida sostenible es más sencillo de lo que creemos, es cuestión de acumular justo lo necesario (la mudanza ha sido una nueva lección en este sentido para mí), e intentar comprar también aquello que necesitamos y que pueda perdurar en el tiempo, de ahí la filosofía Slow Fashion. Como no puede ser menos, la alimentación también es clave en este sentido y consumir productos locales también harán una aportación muy positiva a nuestro estilo de vida y nuestro planeta.





  • "El tomillo no debería faltar en casa por sus innumerables cualidades"
  • Desde tiempos inmemoriales, los humanos hemos utilizado los principios activos del reino vegetal para curar heridas y enfermedades, mejorar nuestra salud y calmar nuestro estado de ánimo, además de para cocinar y alimentarnos.

    Y es que las plantas son poderosos medicamentos que no podemos infravalorar. ¡De hecho, la selva amazónica es la principal fuente de recursos farmacéuticos del mundo, con más del 70% de los vegetales con propiedades anti-cáncer!

    Afortunadamente, no nos hace falta irnos hasta Brasil o Perú para disfrutar de los beneficios de la farmacéutica más natural. En nuestra ciudad –o mejor aún, en nuestra propia casa, también podemos encontrar especies vegetales que nos ayuden con varias dolencias y síntomas.

    El tomillo, por ejemplo, también conocido como Thymus Vulgaris, es una pequeña planta arbustiva, por todos conocida, muy aromática y originaria del sur de Europa. Se cree que su nombre latín, Thymus, viene del griego Thumus, que significa dar coraje. Y es que el tomillo se usaba en la antigüedad como vigorizante entre los soldados, además de entre las mujeres como adorno del cabello –para aumentar su belleza.

    Por sencillo que parezca, el tomillo no debería faltar en casa por sus innumerables cualidades: esta planta es tónica y estimulante, antiespasmódica, diurética y vermífuga, aunque destaca, sobretodo, por su poder antiséptico. Es muy buena en cualquier debilidad del sistema nervioso, digestivo o circulatorio, y uno de los mejores remedios en caso de fiebre, tos espasmódica o infecciones respiratorias o urinarias.

    Si plantas un poco de tomillo en casa, podrás contar con esta especie en caso de indigestión, gastritis y problemas hepáticos. En invierno puede ser un gran aliado contra la tos, la bronquitis o los catarros en general, además de ayudarte a combatir infecciones bucales o de garganta y a prevenir la gingivitis.

    Para aquellos días del mes, el tomillo ayuda a calmar los dolores menstruales –y a aliviar cualquier trastorno menstrual por el que esté pasando tu cuerpo-, y decían en la antigüedad que su olor, sobre todo al quemarse, ayudaba a disipar el pesimismo y la melancolía.

    Restregar unas ramitas de tomillo también ayuda a curar afecciones de la piel, además de combatir los incómodos excesos de sudor de manos. Finalmente, los más mayores de casa lo pueden utilizar para aliviar la ciática o los dolores reumáticos.

    ¡Ah! Y no nos olvidemos que es una planta que también abre el apetito, y que puede utilizarse deliciosamente como condimento en la cocina.

    ¿Te animas a plantar un poco de tomillo en casa y pasarte al lado verde con un huerto urbano?



LaVidaUve


Khristina es escritora y defensora de una vida sostenible, ética & cruelty-free. En La Vida Uve comparte sus investigaciones y reflexiones sobre cómo mejorar el mundo un poquito cada día.

¿Quieres ser el primero en dejar tu opinión?

Escribe tu comentario...



cancelar
Enviar comentario

buscar...

Últimas entradas

En UOHOP tenemos un montón de cositas que te encantarán, pero también tenemos cookies propias y de terceros. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar mensaje política de cookies